1 de abril de 2007

La soledad solo duele cuando es impuesta. A veces por la noche, cuando la oscuridad es densa como los llantos de un bebe, la negra luz se vuelve claustrofóbica. Mirar por la ventana y fijarse en la calle, con esas farolas de anaranjada claridad parece la única salvación. Sentir el frío aire golpeando la cara, como una bofetada de realidad que te devuelva a un medido pesimismo y te haga sentir la tierra bajo tus pies. Sube y baja tu estomago en tu interior diciéndote: "no, no va a ser tan fácil... sigues solo..." Y tú te lo golpeas con fuerza como cuando tienes hambre y no hay nada que comer, pero se ha enredado en si mismo. Hace días revoloteaban mariposas en su interior y ahora sólo sabe darte dolor. Pero es lo lógico, hasta tus pestañas sólo saben doler. Y tienes que respirar, con cada cortante inspiración te dices que el mañana llegará y que después vendrá otra semana y otro mes... y esto pasará, el dolor pasará; y cada vez será menor y un día no lo sentirás.
Cierras la ventana y te vas a tu lecho, a llorar en soledad.

3 Comments:

At 7:06 p. m., Blogger cieloazzul said...

Dias y noches que se revuelven en soledades, utopias que nos sacuden y aterrizan...
te abrazo caña, en esta mañana de nuevo horario de verano y sol dormido...

 
At 2:13 a. m., Blogger bowie said...

no, no, vamos, está la noche, que es un río que fluye, la noche en la calle, seguro que puedes ser quien tu quieras en ella. que no, que no puede ser, que debe usted buscar rápido unas caderas que amarrar

va el abrazo

 
At 2:41 a. m., Blogger -Pato- said...

Hay momentos en que la soledad pesa demasiado y a uno se le acaban las fuerzas.
Pero a esos momentos hay que pasarlos como dice una amiga en común(May), ella dice que hay pasarlos a través.
Despues cuando los vas pasando, algo te va haciendo sentir que esa soledad pesa menos y un dia cualquiera ya no estás solo.

Un abrazo grande!

 

Publicar un comentario

<< Home