25 de agosto de 2009

"BASADO EN HECHOS REALES" 112

No recuerdo quién dijo aquello de “si te llega la inspiración lo mejor es que te pille trabajando”, pero es una verdad como un templo.
Creer en las musas es una idea muy romántica e incluso lujuriosa, cuando te las imaginas como las suelen representar en hollywood: chicas de cuerpos impresionantes apenas vestidas con unas pequeñísimas túnicas de fina gasa. Pero la realidad es muy distinta.
Hace algunos años conocí a la única persona a la que he creído un genio. Creo que ya os he hablado de él, era un compañero de la universidad que me dijo que después de la carrera coqueteaba con la idea de comenzar una nueva. Llegados a este punto yo le comenté que podía empezar ya a estudiar asignaturas de la otra para avanzar terreno y él me dijo que no. “Si no tengo la obligación de superar unos exámenes no me esfuerzo en absoluto” fue lo que me respondió.
“La creación consiste en un 10% de inspiración y un 90% de transpiración”.
Pero, además de ganas y esfuerzo, es imprescindible contar con el apoyo de la gente que tienes cerca.

19 de agosto de 2009

CALLES DE FUEGO

Cuando tenía 17 años estaba enamorado de Diane Lane o, para ser más correctos: estaba enamorado de la protagonista de “Streets of fire”, de la cantante guapa que sigue queriendo a su exnovio golfo, de la estética retro, de la música que envolvía ese mundo oscuro. Aunque tampoco hay que darle demasiada importancia a este hecho, a fin de cuentas sólo es

"Una Fábula de Rock and Roll".

video

15 de agosto de 2009

"BASADO EN HECHOS REALES" 111

INOCENTES ANIMALILLOS



Las noches pasan entre mis desvelos por culpa del calor y mi temor a que se me llene la habitación de mosquitos si abro más la ventana. Al menos tengo las películas del ordenador y las series on-line para ayudarme a solventarlas con menos aburrimiento.
Lo mío no es histerismo, lo de los mosquitos digo. No es histerismo porque si miras los cristales cerrados cuando encendemos el aire acondicionado en poco tiempo verás posarse sobre él no menos de una docena de estos parásitos chupasangre. La razón es que hace años el ayuntamiento de Granada rehabilitó un río cercano a mi casa pero, como apenas llueve, mantienen el agua estancada en el mismo usando unas esclusas a modo de presas que impiden que el agua se escape. Ya hace años que perdió su tono cristalino transformándolo en un profundo color verde y sobre la superficie del líquido flotan "plastas" negras de dudosa procedencia. El olor en las tardes de mucho calor es vomitivo.
Y, claro, aquello es el criadero idóneo para estos "simpáticos animalillos". Ellos son la razón principal por a cual no mato a las arañas que pululan por mi balcón... todo el que se coman ellas será uno menos que se propondrá picarme. Aunque la verdad, dada la intensidad con la que me aparecen ronchas rojas en la piel yo diría que más que picarme lo que hacen es celebrar banquetes y bautizos en mi persona.

Bueno, conectemos el "anti-mosquitos" y veamos como se me da la noche.
Un besito y felices sueños a todos.


P.D.: Por cierto, por curiosidad, sabéis que sólo pican las hembras. Y que cuando ya están "impregnadas" rehuyen al resto de los machos.

13 de agosto de 2009

MIEDO A PERDER LO QUE MÁS QUEREMOS

Es un miedo que nos atenaza y contra el que nada podemos hacer, ni para vencerlo ni para quitárnoslo de encima. Es ese miedo que sentimos cuando un ser querido tiene que hacer un viaje en coche y nos asusta pensar que podría tener un accidente en la carretera o cuando nos preocupa que algún tipejo le pueda hacer daño a alguien cercano en algún callejón oscuro de la ciudad o que un desalmado meta a nuestros hijos en el mundo de la droga.
Me acuerdo de una película (tranquilos, hoy no voy a hablar de cine) en la que se veía esto con claridad: Un piloto de bombardero (Harrison Ford) de la Segunda Guerra Mundial era un tipo arriesgado al que no le importaba entrar dentro de una nube de fuego antiaéreo para poder destruir su objetivo, hasta que se enamora de una desconocida a la que empieza a ver con asiduidad... entonces comienza a valorar el tiempo que pasa con ella y el dolor que le causaría a cualquiera de los dos la perdida del otro y se vuelve un cobarde que huye del riesgo.

Y lo peor es no saber como luchar con la angustia. Sólo podemos confiar: confiar en la suerte, en la prudencia y en que el amor es algo que perdura (el amor de verdad) más allá de todos los infortunios.

4 de agosto de 2009

TRES DESCUBRIMIENTOS INCONEXOS

Hay un anuncio, actualmente, en la tv española que dice “¿No sería fantástico que existiera un tejido que repeliera las manchas?”: pues ya existe, de hecho lleva varios años inventado. Usan hilos sintéticos de poliéster y los recubren de teflón. Sí, sí: teflón; eso con lo que recubren las sartenes antiadherentes. El teflón es uno de los primeros plásticos que se inventaron resistentes al calor y por lo que se ve también resistente a la suciedad. No tengo ni idea que tiene que ver una cosa con la otra pero la verdad es que funciona. Y no sólo es que repela las manchas, el tejido es liviano, resistente a los roces, se seca enseguida y es relativamente cómodo tanto en los días fríos como en los calurosos. No me llevo comisión por su venta pero quería que lo supierais. El único problema es que se quema fácilmente (a pesar de llevar teflón la mayoría es poliéster) y no se puede planchar.
Hoy, al torcer una esquina, vi a un hombre que se enderezaba junto a la acera como si acabara de caerse. Andaba vacilante y sólo vestía unos pantalones cortos. Con la mano izquierda sostenía la roja correa de un gran perro que le seguía mansamente y lo que parecía su camiseta hecha una maraña. Lo extraño es que se la llevaba a la cara continuamente, como si se secara el sudor de toda ella o estuviese comprobando que, efectivamente, olía mal, mientras caminaba por entre el tráfico en un cruce muy transitado. La aclaración vino a mi mente cuando vi lo que sostenía con la mano derecha: una lata de pegamento o de barniz. Ese hombre había impregnado su camiseta con aquella sustancia para poder respirarla con facilidad y en ese momento sus neuronas se bañaban en disolvente industrial. Había oído que esto pasaba en algunos lugares del mundo, pero nunca lo había visto en Granada y en pleno centro de la ciudad.
Por último, y tampoco tiene relación con lo anterior, he ido a ver si ponían “UP” (la última película de Pixar) en un cine cercano a mi casa, y sí, y concretamente en dos salas a la vez. Quise aclarar si el cine estaba preparado para proyectar películas en tres dimensiones, que es lo que más me atrae de la peli, así que fui a preguntarles a los porteros del local:
-“Perdone ¿La película “UP” la proyectan con el sistema 3D?” –pregunté yo.
-“Sí, si. Por supuesto”.
-“¿En las dos salas?” –insistí intrigante.
-“No, sólo en la sesión que va a empezar en media hora. La otra es normal”
-“¿Perdónnnnn?” –dije extrañado
-“Sí, en normal vale 5 euros y en 3D son 7’5, o sea 2’5 euros más”
O sea (valga la redundancia): que los muy capullos te cobran más por ver la peli en tres dimensiones. Pues si se supone que eso lo hacen para promocionar el cine van listos conmigo. No pago 5 euros por ver una película normal mucho menos me van a sacar 7’5. Así que: adiós “UP”, ya te veré gratis cuando la cuelguen en internet. Que, total, con lo cerca que tengo la pantalla del ordenador seguro que es como si la viera con perspectiva.