25 de noviembre de 2009

Nadie habla mal de los muertos porque ellos no pueden defenderse.

Hoy os voy a contar una historia, pero lo triste es que esta historia es real y ocurrió a principios del siglo pasado.
Henry Gwyn Jeffreys Moseley fue un científico inglés que realizó experimentos con distintos materiales en relación con los rayos x. Como resultado concluyó la Tabla Periódica de los Elementos tal y como la conocemos actualmente, pudiendo deducirse así la correlación entre ellos. Muchos científicos opinan que hoy nos encontraríamos en un estadío muchísimo más avanzado en el conocimiento de la materia si este magnífico hombre no hubiese fallecido a la temprana edad de 27 años… de un tiro en la cabeza durante la Primera Guerra Mundial.
Un amigo de la universidad me comentó una vez una frase que él atribuía a Nietzsche: “Si alguien tropieza ante ti, empújalo. Será duro, pero es necesario”. No sé si es realmente de este filósofo, pero desde entonces no dejo de pensar que si Henry Moseley hubiese empujado toda esa mierda violenta que es la guerra, apartándola de su camino, hoy el mundo sería un lugar mejor.
¿Habéis oído hablar del bombardeo de Dresde? ¿O de la Solución Final? ¿O del bombardeo atómico sobre Japón? (pulsando sobre ellos sabréis más). Pues casi a diario no dejo de preguntarme si entre esos muertos no habría un médico, un científico o un artista que hubiesen descubierto la cura del cáncer o un método para conseguir mejores alimentos para erradicar el hambre del mundo o la obra pictórica definitiva que ensalzara esta humanidad… y ya nunca lo lograremos por culpa de esos mismos que hoy, día a día, nos empujan hacia el odio, la destrucción y la muerte.

23 de noviembre de 2009

De la honestidad a la delincuencia sólo hay una ley

"BASADO EN HECHOS REALES" 117

Vergüenza debería de darme vivir en un mundo en donde se apoda con un mismo calificativo a aquellos que secuestran, violan y matan a punta de fusil que a los que se “bajan” de internet música utilizando programas de intercambio gratuito.
Claro que más vergüenza debería de darme que el actual vicepresidente tercero del Gobierno de España, Manuel Chávez, tenga la desfachatez de decir que, tras 19 años en el cargo de Presidente de una Comunidad Autonómica, sólo dispone de una cuenta bancaria con 3.400 euros.
Estas cosas me suben la tensión y el médico me ha prohibido cabrearme. Mi tratamiento incluye un profundo sentimiento de indiferencia ante las putadas de la vida. Posiblemente cuando me toque hacer la declaración de MI RENTA me salte sus recomendaciones sanitarias. En una de estas reviento de un ataque de bilis…

20 de noviembre de 2009

Teorema - Marco Ferradini



Prendi una donna, dille che l'ami
scrivile canzoni d'amore
mandale rose, poesie
dalle anche spremute di cuore;
falla sempre sentire importante,
dalle il meglio, del meglio che hai
cerca di essere un tenero amante,
si sempre presente,
risolvile i guai.

E sta sicuro che ti lascerà
chi è troppo amato amore non dà,
e sta sicuro che ti lascerà
chi meno ama è il più forte si sa.

Prendi una donna, trattala male,
lascia che ti aspetti per ore,
non farti vivo e quando la chiami
fallo come fosse un favore
fa sentire che è poco importante,
dose bene amore e crudeltà,
cerca di essere un tenero amante
ma fuor dal letto nessuna pietà.

E allora si vedrai che t'amerà
chi è meno amato più amore ti dà,
e allora si vedrai che t'amerà
chi meno ama è il più forte si sa.

No caro amico,
non sono d'accordo,
parli da uomo ferito
pezzo di pane… lei se n'è andata
e tu non hai resistito…
Non esistono leggi in amore,
basta essere quello che sei,
lascia aperta la porta del cuore
vedrai che una donna è già in cerca di te.

Senza l'amore un uomo che cos'è
su questo sarai d'accordo con me,
senza l'amore un uomo che cos'è
e questa è l'unica legge che c'è.

17 de noviembre de 2009

Yo prefiero hacer el amor y no la guerra, pero el enemigo no se deja.

(Este post es continuación del anterior)

La respuesta sencilla al por qué del enamoramiento femenino y a mi ausencia en esos tiempos de pareja sería que sólo nos interesa, a todos, hombres y mujeres, lo que no podemos tener. Ellas quieren al chico que todas desean y yo deseo a la que no le intereso.
Pero ¡Ojo!, que digo que esta es la respuesta sencilla, no tiene porqué ser la verdadera (de hecho la verdadera la explicaré ahora a continuación), pero sí es una de las más extendidas y es que tiene algo de cierto. Y ahora alguien dirá que eso no es verdad, que también existe el amor. Sí, es cierto, existe el amor; y existe la pasión, y también existe el sexo y la pornografía y la prostitución. Se puede aprender la importancia del cariño en la vida, pero nuestros genes son egoístas.
Pero volviendo a la verdad. A los hombres no nos cuesta nada el sexo. La diferencia entre hacer el amor con una o con cien será, para nosotros, la cantidad de orgasmos y de placer que podamos obtener. Hasta la llegada de las enfermedades sexuales el único riesgo era que la presunta madre de nuestros hijos nos persiguiera escopeta en mano para que nos hiciéramos responsables de los vástagos.
Sin embargo la mujer, cada vez que tiene sexo con otro hombre, se expone a sufrir (o disfrutar, según se mire) de nueve meses de embarazo y toda una vida teniendo que cuidar de esta descendencia.

Puede que durante esos momentos en que nos estamos frotando hombres y mujeres en la cama para quitarnos el “picor sexual” no pensemos en este tema, de hecho lo más probable es que no pensemos en nada porque nuestra sangre se concentra lejos de la cabeza, pero nuestros genes sí que lo saben, y a lo largo de muchos años de evolución de la especie humana nos han condicionado hacia una línea clara de comportamiento.
De ahí (título del anterior post) que a los hombres nos guste el sexo y a las mujeres les gusten los futbolistas, que ganan más, trabajen o no, que cualquier artista, cantante o estrella de cine, y que podrán mantenerlas sobradamente si las dejan embarazadas, y si no… eso que se llevan mientras dure el noviazgo. Claro que un tío que se vende por su dinero sólo busca chicas “fáciles”, y una chica que sale con este tipo de “machos” se expone a que la traten como un pañuelo desechable.

Por eso las chicas nos ponen múltiples trampas y nos someten a continuas pruebas durante el cortejo: de pronto hacen como que no les importas, al momento te llaman con insistencia, ahora te mandan un mensaje de texto que iba para otro y quieren verte celoso y después hacen como que se enfadan si dudas de su fidelidad. Hacen eso porque ellas tienen mucho que perder si tú no eres su hombre ideal, así que te examinan una y otra vez desde el momento en que te presentas a su lado y le dices “hola”.
El problema, para ellas y para nosotros, es que la sociedad nos ha hecho creer que el éxito en la vida es sinónimo de ser un gran hombre, en todos los sentidos, y si un futbolista tiene éxito, entonces ella puede estar segura de que ese será su príncipe azul, sin necesidad de más pruebas ni dudas.

Eso lo aprendemos de modo irracional con la práctica del flirteo. Un conocido, el otro día, me aconsejaba que exagerara mi implicación con el mundo del cine presentándome, ante ellas, como un conocido productor.
Por supuesto no lo hice. ¿Qué si quiero una novia guapa, lista y simpática?: CLARO. Pero dudo mucho que una que vaya buscando ese tipo de hombre “chulillo” que se hace pasar por famoso posea ni dos de las tres cualidades que antes he mencionado.

Soy listo, sincero y hago películas de vez en cuando ¿Alguna rival quiere dejar de ser mi enemiga? Tengo un colchón de látex nuevo en donde firmar el armisticio.

15 de noviembre de 2009

¿Por qué a los hombres nos gusta tanto el sexo y a las mujeres les gustan tanto los jugadores de fútbol?

Cuando yo tenía 15 años las mujeres que yo conocía nunca habrían dicho que un chico “estaba bueno”, cuando tenía 18 empezaron a afirmar que sí que se fijaban en nuestros traseros, a los 21 las veía puntuar el atractivo de los compañeros de universidad cuando estos subían por las escaleras de entrada... Por supuesto eran distintas generaciones. Las primeras eran mis hermanas mayores, las siguientes mis compañeras –de la misma edad- de instituto y las últimas las jóvenes de los primeros cursos de la carrera. Pero yo sí que era el mismo.
Y así es como hemos tenido que evolucionar los hombres. Nuestra mentalidad ha cambiado al mismo tiempo que lo hacía mi vida. Yo tenía una ventaja en esto: al haber sido educado en una familia con muchas mujeres no las veía como seres inferiores, ni siquiera como iguales –tampoco como superiores a mí-, sino como rivales. Y a los rivales no se los menosprecia. Cuando, a los 12 ó 13 años me explicaron lo que era ser machista no me lo podía creer. “Pero ¿Eso existe de verdad?” fue mi primera reacción. Más o menos por esa edad también me explicaron que a las niñas no se les pegaba, porque eran más débiles; claro que, al dar el “estirón” ellas antes, en aquella época el débil era yo, casi todas las chicas de mi edad me sacaban 15 centímetros y mis hermanas me torteaban un día sí y otro también.
¿Qué que tiene que ver esto con el titulo del post? Paciencia, este no es un encabezamiento “trampa”, este sí va sobre lo que dice.
Total: que crecí. Sobrepasé en altura a las niñas (y en fuerza), me empezó a salir bigote y me cambió la voz. Y descubrí que ya no me interesaba meterme con ellas, pero que sí que a las chicas les gustaba menospreciarnos a nosotros. Esto era el mundo al revés: hombres y mujeres estábamos sentenciados a no entendernos nunca.
Una vez oí a alguien decir que las mujeres estaban aprendiendo a ser hombres, pero que a los hombres nadie nos enseñaba a ser mujeres. Sea como sea aquello era frustrante. Si yo iba, ellas venían y así nunca íbamos a coincidir en la vida y este asunto, como a casi todos los adolescentes con las hormonas descontroladas, era lo que más me importaba entonces.
Pero no. Por lo visto yo de joven era monísimo, pero era una belleza desaprovechada. Y es que, y aquí llegamos al título, a las mujeres parecía que sólo les interesaban los chicos cuanto más las puteaban.
Sí, he dicho putear. El blog es mío y digo las palabrotas que me da la gana.
Pero ¿por qué? ¿Por qué se enamoraban de los chulillos, de los que las despreciaban, de los que las utilizaban y luego las tiraban? Pues por la misma razón por la que yo no tenía novia todavía...

(Continuará…)

11 de noviembre de 2009

Plaza de las Pasiegas por la noche

Ayer, martes 10 de Noviembre, por la noche.





Plaza de las Pasiegas

7 de noviembre de 2009

Cómo saber si tu chica te es infiel con sólo uno o con muchos más

Cosmopolitan, esa revista cúmulo de la sabiduría occidental femenina…

Bueno, ya que mi anterior post no tuvo ningún efecto positivo en vosotros (ni un triste comentario ¿Sabéis lo que me cuesta dibujar una tira?) y de que ya he perdido a la mitad de la féminas que me leían (una lastima, tan necesitado de cariño como me encuentro… y además: son las que más comentaban…) no os importará un post más sobre “la guerra de sexos”.
Me he bajado de internet la revista cosmopolitan porque creí que me iba a interesar uno de los artículos que anunciaban en la portada: craso error.
No puedo reproduciros lo que decía textualmente porque no tengo dinero para pagar la demanda de copyright que me pondrían, pero más o menos había perlas tales como:

“Si tu chico usa el número “3” en una frase es que te está mintiendo”

Tócate los h…: o sea, nunca le hables a tu chica de jugar al “tres en raya” o quedes a las “tres”, y ya no te digo nada de proponerle hacer un “trío con la vecinita del quinto”…
Otra:

“¿Cómo usar un vibrador con tu chico?”

Consejo para las féminas que me lean (que a estas alturas del post dudo que quede alguna): nunca, NUNCA, os acerquéis a un hombre con eso en la mano. Usadlo siempre que queráis en la intimidad, no nos importa, pero con nosotros NO, NO Y NO.
Lo último:

“50 cosas para hacer desnuda”

No comento esta, sacad vuestras propias conclusiones.

De esta tesitura estoy pensando en llamar a mi próximo post:
“¿Por qué las mujeres se tiran ventosidades en el water?”
o
“Si tu chica usa la palabra “cuatro” es que te está poniendo los cuernos a lo bestia con todo el que se le cruza”
¡Qué puñetas!¿Por qué esperar? Empezaré ahora mismo con el titulo de este post...

Besitos si queda alguna amiga todavía leyéndome, sois de lo mejor que nos ha pasado a los hombres: las mujeres, pero no lo divulguéis por ahí o lo negaré todo ante el juez. Un besazo.

5 de noviembre de 2009

"BASADO EN HECHOS REALES" 116

Se ha terminado la “Guerra fría”, se ha terminado la guerra de los Balcanes (eso dicen) y se ha terminado la guerra de Irak (¡JA!), pero la que parece que nunca acabará es “La Guerra de Sexos”. Desde el imperioso avance de las tropas de botes de maquillaje y cremas femeninas por la conquista del lavabo hasta la lucha cotidiana por ver a quién le toca poner la lavadora, pasando por el espinoso tema de que las mujeres, a pesar de todos los años de evolución de la raza humana, todavía son incapaces de entender como se baja la tapa de un “water”. Aunque en esto os llevo ventaja al resto de los mortales…

3 de noviembre de 2009

José Luis López Vázquez

video

"La familia... y uno más" (1965)

Hay caras a las que uno termina por acostumbrarse. A veces, cuando echan una película americana por la televisión, reconozco a algún eterno actor secundario del cual no sé el nombre ni recuerdo los films pero que sí que sé que he visto en multitud de pequeños papeles.
José Luis López Vázquez era uno de esos, y también de los grandes. A fuerza de salir terminó haciendo de protagonista. Desde la recordada “La cabina” hasta “Mi querida señorita”. En medio, claro está, multitud de malísimas películas propias de la época del “destape” (en los años 70 siempre tenía que haber alguna escena de una mujer semidesnuda).
Mentiría si dijera que es mi actor favorito, pero también lo haría si dijera que no he disfrutado con muchos de estos films. Para mí siempre será “el padrino” de toda la saga de “La gran familia”.

Descanse en paz.